Nuevo simulacro, nuevo récord

En dos palabras: im prezionante, así es, como mínimo, la calificación que debe de tener el resultado del simulacro playero ’09 en el cual consiguieron rescatar a la víctima en un impresionante tiempo de dos minutos.  Teniendo en cuenta la dificultad de nadar en el mar (mucho mayor que en una piscina) podríamos concluir que Michael Phelps es una nenaza al lado de los muchachos de Protección Civil.

La noticia supera con creces la del año pasado, 16 personas, quads, zodiac, ambulancia … aunque este año se ahorraron la llamada al Hospital del Poniente, debe ser cosa de la crisis. Por cierto, no perderse los comentarios de la noticia que a fín de cuentas y aunque son pocos son una pura muestra de la triste realidad.

Y hablando de la realidad y volviendo a una situación real voy a contar mi pequeña anécdota que choca muy de frente con esta noticia.

El Martes al mediodía (día 4), la noticia es del 6 y el simulacro fué el 5; como digo el Martes a eso de las doce y poco de la mañana me llevé a los niños al parque, a uno que está precisamente a la entrada de la Playa del Levante (ubicación del susodicho simulacro).

Por el camino se tropezó la niña y se hizo una herida en la rodilla, herida que hasta que llegamos al parque no apreciamos que tenía algo de sangre así que cuando ya estábamos allí empezó la niña a quejarse de la misma; como uno está preparado para la vida moderna le limpié la herida y a otra cosa, lo que pasa es que ella no se quedó muy convencida y pensé que sería buena idea acercarse al puesto de socorro en busca de un efecto placebo en forma de tirita.

Pues con la tontería eran ya como las 12:25 y llegamos al puesto de socorro donde estaba el socorrista de turno, ojo avizor, vigilando el horizonte, todo hay que decirlo y el tío no le quitaba el ojo a lo que viene siendo la playa.

La anécdota es cuando le comento que si puede ponerle una tirita a la niña para que se le quite el disgusto y se quede tranquila hasta que lleguemos a casa y resulta que el hombre estaba allí pero no tenía la llave del puesto de socorro porque todavía no se la habían llevado; levanto la cabeza y observo el cartel con el horario: de 12:00 a 20:00.

A eso de las 12:30 llegaron los de los quads con la llave, limpieza de herida, tirita y al parque de nuevo hasta la hora de comer, todo perfecto y sin novedad pero:

¿Y si entre el espacio de tiempo entre las 12 y las 12:30 tiene que intervenir el socorrista en un rescate de verdad?

¿Y si tiene que atender algo más grave que un arañazo en una rodilla?

¿Y los quads, la policía, la ambulancia?

Los simulacros están de puta madre, sobre todo cuando los preparas a conciencia, lo realmente jodido es hacer las cosas bien siempre, sin entrar a valorar otros temas como el del horario, porque muy normal no es que empiecen a las 12 de la mañana cuando entre las 10 y las 11 ya está allí casi todo el mundo.

Personalmente preferiría un horario más extenso, mínimo desde las 10 de la mañana hasta que se pone el sol, que hubiese más personal y sobre todo que fuesen puntuales, tanto para llegar al puesto como para acceder a él porque los socorristas como cualquier persona en su trabajo necesitan poder disponer de sus herramientas de trabajo desde el mismo momento en que empiezan su jornada.

El año que viene, más y mejor.

Acerca de Liamngls

Dueño de este humilde blog publico todo tipo de cosas que me gustan. Si te interesan las cosas que publico puedes, además, seguirme en twitter, en google + y/o en quitter.

Esta entrada fue publicada en General, Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nuevo simulacro, nuevo récord

  1. destroyer dijo:

    Los simulacros son muy efectivos para concretar y organizar a los diferentes grupos de trabajo y generar en cierto modo una norma o rutina de actuación que facilite la máxima efectividad en el despliegue humano y de medios, y evite las duplicidades en las actuaciones, aunque bien es cierto que los tiempos de reacción y ejecución no deben ser tomados en cuenta ya que en una situación real no todos estarían preparados con antelación.

    Aún así, a diario hay que ir puliendo pequeños detalles o errores para alcanzar con el tiempo la máxima efectividad, que por supuesto siempre será en beneficio de los usuarios de la playa.

    Esperaremos a la crónica del próximo año. 😉

Los comentarios están cerrados.