Haciendo negocio de aquella manera

Pienso que cada cual lleva su negocio como le parece, hay mejores y peores gestiones y lo bien que te pueda ir o no ir será (o debería de ser) una consecuencia directa de lo bien o mal que hagas las cosas.

Esta es una entrada atípica, no es ningún caso una queja sobre nada concreto ya que llegado el momento esas quejas no irían aquí. La cuestión es que actualmente el rollo este del internet está muy metido en el día a día de mucha gente con los smartphones o tablets al poder conectarte desde cualquier sitio; cada uno es libre de gestionarse como quiera como decía al principio pero nunca entenderé por ejemplo a quienes a falta de una web potente se hacen una en facebook y luego ni se molestan en actualizarla con cierta regularidad.

Esto por ejemplo pasa mucho aquí donde vivo yo, ves como se abren negocios frecuentemente y luego ni webs, ni actualizaciones en redes sociales ni nada, a veces ni redes sociales; al final los pocos que tienen y las usan se acaban llevando el gato al agua, especialmente en un sitio donde el turismo es una parte muy importante de la actividad económica.

Pero esta entrada no va precisamente por ahí ya que de hablar de lo mal que lo hacen algunos en ese sentido necesitaría escribir varios libros. Esto va más del lado analógico, de la parte física y de la gestión en persona que al final por muy bien que se te den las redes sociales lo que va a marcar una diferencia real es el trato que das.

Me promociono hoy y mañana no trabajo

El primer ejemplo es de hace apenas un mes: paseando por la tarde/noche nos pararon en una zona cercana a casa donde hay bastantes negocios de hostelería y en general la zona de marcha. Nos dieron un papelujo de un restaurante, el típico con los platos, horarios y toda esas cosas. Nos dijo la mujer que nos lo dió que acababan de abrir, llevaban poco tiempo y el sitio estaba muy bien y todo eso que se suele decir.

Ya en casa estuvimos mirando lo que había y como había alguna que otra cosa interesante pensamos en ir al día siguiente a comer, primero un rato a la playa y de vuelta a casa parar en el restaurante nuevo, comprobamos el horario que era de 12 del mediodía a 2 de la mañana, sin problema.

Esto fué un martes por la noche así que el miércoles fuimos a la playa y de vuelta casa hubo que hacer un cambio de planes porque el sitio en cuestión estaba cerrado. “Nos lo ofrecen” un martes por la noche y resulta que al día siguiente está cerrado. Siendo que cerraban al día siguiente nos lo podían haber dicho: “el sitio es nuevo, está muy bien, bla, bla, bla, cerramos los miércoles”. De vuelta en casa con la comida comprada en otro sitio revisamos el folleto y no ponía nada de que cerrasen los miércoles, de hecho en la puerta del propio local tampoco lo ponía y su facebook pues casi que peor, lo abrieron a finales de mayo y ni una sola actualización después de eso.

Sin duda un ejemplo de una gran gestión, aunque tal vez esto pueda parecer una tontería pero si es así habría que preguntarse por la cantidad de gente que llegue allí un miércoles lo vea cerrado y al no tener ni un triste cartel de “cerramos los miércoles” piense que simplemente no esté funcionando.

Churros todos los días menos, casualmente, hoy

Este ejemplo es más molón, aunque este sitio funciona bastante bien y es casi más anecdótico, pero curioso.

Hay un bar cerca de casa (muchos en realidad) que tiene un cartel que reza: Churros y migas todos los días.

La primera vez que fuí a preguntar al llegar del trabajo me dijeron que efectivamente tenía churros todos los días pero que hasta las nueve de la mañana no empezaban a hacerlos. No sé si eso sigue siendo así o ha cambiado porque desde entonces he ido a comprar churros un par de veces y siempre después de las nueve de la mañana.

La cuestión es que ayer aprovechando que fuí a pasar la ITV al coche tempranito pensé en comprar churros a la vuelta ya que llegaba a casa después de las nueve y ya podría comprarlos y resulta que los lunes es el único día que no tienen churros porque limpian la máquina que los hace.

Qué vale, bien, no es el fín del mundo porque hay más sitios donde comprarlos y muy mal tendría que darse para no poder hacerlo pero si son churros todos los días son churros todos los días y si no son churros de martes a domingo, digo yo.

Y eso es todo de momento 😀

Entradas relacionadas

Acerca de Liamngls

Dueño de este humilde blog publico todo tipo de cosas que me gustan. Si te interesan las cosas que publico puedes, además, seguirme en twitter, en google + y/o en quitter.

Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Haciendo negocio de aquella manera

  1. Pingback: vPlayer, reproductor para #Android | Liamngls

Los comentarios están cerrados.