Una mala inversión

En el verano, sobre todo en el verano, salen noticias interensantísimas sobre temas tan inquietantes como la desaparación de los carritos de la compra de los supermercados, un tema novedoso donde lo haya y no lo digo irónicamente porque sí, ya que de hecho carros en los super se han mangado desde siempre si no que lo digo porque aquí es una exageración y tampoco es de ahora.

Dice la noticia que los supermercados pierden como 7.500 euros al mes (mínimo) por los carros que la gente se lleva, unos 50 carros a 150 euros pero para el estudio no han tenido en cuenta los carros del Mercadona y los del Carrefour porque estas empresas no han facilitado dato alguno.

Bueno, yo vivo cerca de un Mercadona y estoy seguro de que solo en este Mercadona pierden 50 carros al mes y es bastante posible que algunos más; solo debajo de mi casa suele haber entre 6 y 12 y hay cantidad de sitios donde la media docena es el número mágico, raro es el día que no veas a alguien con el carro por la calle, en el portal de su casa o incluso (hablando de la mía) con el carro en el ascensor subiendo la compra.

Carrito Mangao II

Me acuerdo de esta foto que tomé hace tiempo, está tomada en una de las dársenas y el candado hace sospechar que el carro era propiedad de algún lobo marino (¿pirata?).

Pero lo mejor es que las grandes noticias dejan grandes curiosidades para la humanidad, como por ejemplo que el responsable del servicio de limpieza viaria diga que ellos recogen aquellos carros que molestan en la vía pública y que si los responsables de los supermercados no se pasan a buscarlos los acaban convirtiendo en chatarra, esto es  lo normal y lo lógico, lo bueno del asunto es que los gerentes de los supermercados se cabreen por esto porque los carros son propiedad privada.

Entonces, digo yo, la Policía Local debería multar a estos establecimientos por permitir que su propiedad privada invada las vías públicas y moleste a las personas de bien, si son suyos lo son a todos los efectos.

Y para más inri, dos noticias por el precio de una, en la segunda la gente reconoce que está feo eso de llevarse los carros pero el que más y el que menos tiene uno a mano, qué nunca se sabe.

De todas formas yo creo que esto de los carros es una mala inversión para los supermercados ya que con lo que se gastan en reponerlos podrían pagar un sueldo o dos a personas que solo tendrían que encargarse de que no les roben la chatarra con ruedas.

Esta entrada fue publicada en General, Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 Respuestas a Una mala inversión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.